La música: de Chicago viene este hombre y su CD debut con 11 temas en los que toca todos los instrumentos. La música de Steffey mezcla electrónica, hard rock y la forma de escribir canciones de FM de los 70 en una música que viaja a una tierra de nadie, y remarco “viaja”, porque esta música viaja… no tengo claro cuál es el destino, pero con esto ves multitud de paisajes diferentes. Además de los estilos arriba mencionados (y también algunas otras cosas que encontraréis), Steffey añade (siempre) una línea de pop melódico a la música (en las voces principalmente), que contrasta con la fuerza de la música, música que son atmósferas y capas de sintetizadores mezclados con fuertes ritmos que oscilan entre la electrónica y el rock, mientras que las guitarras hacen ruido o hacen rock, y algunos otros momentos en los que él hace otras cosas y ninguna de ellas tiene una definición o límite claro (una constante en su música). “Roadstar” puede sonar algo antiguo o totalmente nuevo (algunas veces la sensación exploratoria de los 70 está muy presente), puede ser sugerente y sensual o caótico y casi punk (quizás algunos de estos últimos momentos sean demasiado “diferentes”); todas esas capas de sintetizadores rinden homenaje a la música hecha con estos instrumentos en los 70 y 80, el lado rock es pura energía amplificada, también hay algunos detalles de la música pop de los 80 y el cuerpo electrónico de la música es muy extenso y rico, pueden ser big beats, electrónica sensual, techno de los 80, un poco de drum’n’bass/break beats, electrónica atmosférica o más densa. Todavía no estoy seguro de adónde nos conduce esta carretera, pero es a un sitio con buena música.

PUNTUACIÓN GLOBAL: 8,5/10
Crítica por Héctor Noble Fernández.

Can’t Stop The Now...

More To Explore

Choice

Today marks the release of my 16th album, ATYPICAL. Starting this week, I’ll be chatting about each of the six songs that make up the

TECO APPLE: Antarctica [NFT Remix]

William Is é a nova encarnação do artista multimídia de Chicago William Steffey. Sua carreira na produção musical começou aos 11 anos, quando recebeu um gravador